martes, diciembre 18, 2007

LAS DANZAS DEL CORPUS EN EL SIGLO XVI. LOS "SEISES" DE TALAVERA LA REAL.





Dado el importante significado de estas danzas, las características peculiares de los niños que las realizan, la dimensión del autor de la coplas, Bachiller Diego Sánchez, y el paralelismo existente con el baile de los "seises" en la Catedral de Sevilla nos lleva a presentar este estudio publicado en la Revista de Semana de Talavera la Real de 1.998.

LA FESTIVIDAD DEL CORPUS



Las fiestas del Corpus en Talavera, y en el Siglo XVI, se celebraban con una sorprendente grandeza, ya que se trataba de una pequeña aldea. Esto podía deberse a los siguientes motivos: al realce que tuvo la fiesta en la España de ese siglo, a la proximidad de Badajoz donde la fiesta del Corpus alcanzó un esplendor comparable con ciudades como Sevilla o Valencia, al empuje que le dio el Obispo San Juan de Rivera, muy fervoroso de la Festividad, a la cofradía del Ssmo. Sacramento de Talavera y, de alguna manera, a la contribución que pudo aportar a la misma el Bachiller Diego Sánchez.
La procesión del Corpus aparece como un acontecimiento popular relevante y, más significativo aún, porque disponemos de documentos que confirman que un grupo de niños bailaba y cantaba delante del Santísimo.

ARCHIVO PARROQUIAL DE TALAVERA LA REAL (A.P.T.R.)
Los libros de cuentas de la Cofradía del Ssmo. Sacramento hacen alusión al baile de estos niños, el número de ellos y el pago por la danza que costeaba la citada cofradía. Opinamos que, en toda Extremadura, puede ser el Archivo Parroquial de esta localidad el único que mantiene y ofrece detalles de estos singulares bailes.
Notas transcritas con referencias a los niños:
Año 1.564: "En el lugar de Talavera, el visitador, proveyendo a la celebración del culto al Santíssimo Sacramento, dijo que mandaba y mandó al mayordomo que agora es o por tiempo fuere en concepto de santa obediencia e so pena de excomunión mayor que por los sacerdotes se aviniesen y esfuercen a hacer aquella solemnidad de la fiesta del Corpus Cristi con más devoción e reverencia y por el trabajo que hacen de que los clérigos sacerdotes reciban aquel día y todo el ochavario; que cada uno de los clérigos que fuere en la dicha procesión revestidos o con sobrepellices cantando, sea obligación del mayordomo del Santíssimo Sacramento para dar a cada uno un real de plata de limosna del Santíssimo Sacramento, y que el gasto que se hiziere con media docena de nyños, tasado al arbitrio y voluntad del mayordomo que fuere desta cofradía y de la fábrica de la yglesia deste lugar, los quales nyños fueren baylando delante del Santíssimo Sacramento; todo el dicho gasto, tasado como dicho es, se distribuya y gaste en esta manera: que la fábrica de la yglesia e su mayordomo en su nombre, de y gaste la mitad del dinero y la otra mitad de y gaste el dicho mayordomo del Santíssimo Sacramento, con condición de que no exceda de diez y seis reales todo el gasto"
Año 1.564: "los nyños baylando..."
Año 1.580: "Dar de comer a los niños que salen a festejar la fiesta..."
Año 1.584: "Nyños baylando y cantando delante del Santíssimo Sacramento..."
Año 1.589: "Pago de la danza del día del Corpus..."
Vemos que el número de niños danzantes y cantores era de seis. La analogía que podemos establecer con los seises que actualmente bailan en la catedral de Sevilla es incuestionable.

LOS SEISES DE TALAVERA . LAS COPLAS DE LA SARNA DEL BACHILLER DIEGO SÁNCHEZ.
La cofradía del Santísimo Sacramento pagaba durante las festividades del Corpus "a media docena de niños" para que "los quales nyños fueran baylando delante del Santíssimo Sacramento". Dos frases con gran contenido, pero que no nos aclaran las dudas sobre el modo de vestir de estos niños, los pasos de sus danzas, ni la letra y música de sus cantos.
Es posible que estos niños fuesen vestidos en un principio de ángeles, bailando delante del Corpus. Costumbre que puede haber perdurado hasta hace pocas décadas, ya que hemos visto salir a los niños y niñas vestidos de angelitos en las procesiones del Carmen, en la singular cifra de seis, y en algunas festividades eucarísticas, incluida la Primera Comunión. Es estas procesiones se recitaban poesías y se entonaban cánticos.
Observando nuestro archivo de fotos antiguas constatamos que este traje de ángel no ha sufrido modificación, por lo menos en el último siglo. A falta de datos, estos críos igualmente pudieron llevar otro tipo de atavío.
En cuanto a la letra y música de sus cantos, Talavera tiene la gran ventura de ser suelo natal del Bachiller Diego Sánchez. El mismo nos dejó en las Coplas de la Sarna de su Recopilación en Metro, dos canciones que presumiblemente iban destinadas a estos niños:
"Un invitatorio para cantar los muchachos el día del Corpus Chirsti" y "Otro cantar para los muchachos cantar y bailara el mismo día al tono del chapirón".
A falta de una diversidad musical, se utilizaban tonos prestados de otras canciones de carácter medieval, como bien podría ser este de "al tono de chapirón".
Aparte de estas coplas, el Bachiller Diego Sánchez nos dejó un buen número de farsas, piezas dramáticas breves, con gran contenido espiritual y afán catequístico, compuestas para celebrar distintas festividades religiosas. Para la exaltación del Corpus son destinadas las de carácter bíblico, y, como ya hemos dicho, sus representaciones eran costeadas por la cofradía del Ssmo. Sacramento.

Grupo de Coros y Danzas "Luis Chamizo".
Sección de Investigación de la Historia y el Folklore.
(Autores: C. Cansado, A. Corzo y A. Gómez).