domingo, diciembre 23, 2007

LA ALELUYA


Una de las expresiones populares más significativas y tradicionales de nuestro pueblo durante la Semana Santa es, sin lugar a dudas, la Aleluya. Manifestación espontánea de la gente sencilla para expresar la alegría de la Resurrección.


ORÍGENES Y SIGNIFICADO DE "EL TOQUE DE LA ALELUYA" O "EL CORRER LA ALELUYA".
Los orígenes del toque de la aleluya en Talavera son totalmente desconocidos. No hemos encontrado en el Archivo Parroquial datos del comienzo de esta costumbre.
¿Qué significado tiene esta manifestación paralitúrgica?. Es la manifestación de la gente sencilla, de los campesinos y pastores que espontáneamente mostraban su alegría por la Resurrección de Jesucristo. Estos hombres utilizaban los campanillos porque eran los instrumentos sonoros más cercanos que tenían a mano.
En tiempos pasados la ganadería tenía para Talavera un peso económico mayor que la agricultura, el número de cabezas de ganado era significativo, lo que le permitía disponer de gran cantidad de campanillos.

TIPOS DE INSTRUMENTOS
Para un mayor conocimiento o recordatorio de los instrumentos utilizados en el toque de la aleluya hacemos una descripción de los diferentes tipos.
En términos genéricos el cencerro o campanillo se hace de cobre y en su interior colgado con trozo de correa se coloca un bada
jo de madera dura, generalmente de retama o encina, que ha estado enterrado en una estercolera.

CASCABEL. Es redondo y hueco, de metal (cobre), con asa para colgarlo y una ranura para percibir el sonido, en su interior se coloca una bolita de material duro que lo hace sonar. Los cascabeles asidos en ristra sobre unas correas se utilizaban para enjaezar las caballerías.
ESQUILA. Es de bronce, produciendo un sonido más agudo que el campanillo de cobre, el badajo también es metálico. Muy utilizado en vacas de leche.
CAMPANILLA/CAMPANILLO. La campanilla es de cobre, alargada, con badajo de madera y de diferentes tamaños según el fabricante. Empleado en ovejas y cabras.
CENCERRO O MANGA. De las mismas características pero de mayor tamaño que la media manga. Usadas sobre todo en ganado de mucho porte como el bovino. Por singulares destacamos las que tenían en Talavera el ganado del "Tira" y el de "Arrobas".
Sobre los campanillos, atendiendo a la fabricación, denominación según lugares, cometido de cada uno, colocación en los diferentes animales, se podría escribir todo un extenso libro de etnografía.

CUANDO SE TOCABA LA ALELUYA
La aleluya se corría la noche del Sábado Santo. La multitud esperaba en la puerta de la iglesia la finalización de la Misa y la salida del sacerdote que anunciaba la Resurrección del Hijo de Dios. En ese momento comenzaba el gran estruendo, cientos de campanillos eran agitados con verdadero ahinco.
El gran grupo se dividía y enfilaban las calles del pueblo anunciando el gran acontecimiento, se recorrían los barrios como el de la Picuriña, el Rollo o el Potreque. El toque de la aleluya duraba toda la noche y era un auténtico espectáculo de alegría. Además estos grupos se introducían por el interior de las viviendas, pasando desde la puerta principal a la puerta falsa.
Algunos, con el trajín de la aleluya relegaban sus faenas, como el caso de "Frasco el Dorao" que la prolongaba junto con los niños hasta bien entrada la mañana y olvidaba de sacar las vacas a pastar.
El traspaso de campanillos y relevo de mayores lo hacían los mozuelos y pequeños con el clarear del día. Estos continuaban toda la mañana hasta el mediodía recorriendo el pueblo de tienda en tienda, como las de Barquero, Regino Gómez, la Dureta, Antoñita, Mariano, Monterrey, Tomasa la Risca, José Barrera, la Marquesa, Torrito y otros, que les arrojaban a los niños golosinas, castañas pilongas, higos, etc. Formándose una maraña de niños heridos por golpes y cortes, puesto que los campanillos pellizcaban las piernas, y finalmente la satisfacción de terminar con los bolsillos a rebosar.
En Extremadura hay otros pueblos con la misma costumbre de correr la aleluya como son, entre otros, Ahigal y Villar del Rey.

LA CONTINUIDAD DE LA ALELUYA DEPENDE DE TODOS
Nuestro grupo de Coros y Danzas "Luis Chamizo" está empeñado en que esta antigua costumbre no se pierda en nuestro pueblo. Tradición y fe caminan unidas por lo que animamos a niños y a mayores, a cofrades y al resto de jóvenes que desempolven los campanillos, que los pidan prestados o se compren, a que participen en la aleluya del 2003. Que las calles de Talavera vuelvan a llenarse de sones de campanillos. Rememoremos en Semana Santa el acto de fe más importante para los cristianos: que el SEÑOR HA RESUCITADO. ¡Aleluya! ¡Aleluya!.

Grupo de Coros y Danzas "Luis Chamizo"
Sección de Investigación de la Historia y el Folklore
(Autores: C. Cansado, A. Corzo y A. Gómez)

Estractado del estudio publicado en la Revista de Semana Santa de Talavera la Real 2003.