martes, diciembre 18, 2007

COFRADÍA DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO




Presentamos el estudio que hicimos sobre la Cofradía del Santísimo Sacramento para la Revista de Semana Santa de Talavera la Real de 1.998.

INTRODUCCIÓN


Hablar sobre la Cofradía del Santísimo Sacramento pasa indefectiblemente por tratar sobre la Festividad del Corpus Christi, ya que para esta Cofradía era la celebración más importante de todo el año.


La documentación que se conserva de esta Cofradía en el Archivo Parroquial se reparte en cuatro tomos de la Sección de Mayordomía y Administración y comprende las siguientes años: libro 1º de 1.552 a 1.637, libro 2º de 1.638 a 1.664, libro 3º de 1.664 a 1.727 y libro 4º de 1.728 a 1.792.
Según el inventario de libros de 1.801 existía un 5º tomo que abarcaría de 1.793 a 1.796 y del que actualmente no tenemos noticia. Ya en el Interrogatorio de la Real Audiencia, no se menciona a la Cofradía del Santísimo Sacramento pero sí a las otras cuatro existentes. Así puede estimarse que la fundación de esta Cofradía pudo ocurrir durante la segunda mitad del siglo XV y su disolución acaeció a finales del siglo XVIII.
Las celebraciones de esta cofradía se centraban en dos ocasiones a lo largo del año: la primera tenía lugar durante la Semana Santa y la segunda, ya mencionada como la más esencial, incluía toda la festividad del Corpus.

LA COFRADÍA DEL SSMO. SACRAMENTO EN LA SEMANA SANTA
La participación de esta cofradía en la Semana Santa se ceñía concretamente al Jueves Santo. Quizás hacían suyo y celebraban aquel decir popular: Tres jueves hay en el año que relumbran más que el sol, Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión.
La cofradía era la encargada de preparar el Monumento donde se colocaría el Santísimo. Para lo cual se levantaban unas gradas de madera, encima de las que se depositaban naranjas, romero, toronjil y otros. Todo el ambiente se inundaba con perfume de colonias, pastillas de olor e incienso y se alumbraba con velas y cirios.
El Monumento era velado durante toda la noche por los hermanos cofrades, con recogimiento y en silencio. Todo el suelo de la iglesia estaba cubierto con juncias y espadañas.

LA FESTIVIDAD DEL CORPUS CHRISTI
Alcanzó esta festividad su máximo esplendor en Talavera durante los siglos XVI y XVII, así como en el aledaño Badajoz y en otras ciudades de España.
Los festejos del Corpus se centraban en el Jueves Solemne y en el día de la Octava (domingo siguiente), aunque es de suponer que el programa, incluyendo vísperas, abarcase varios días. Durante estas jornadas la cofradía ofrecía a los fieles una serie de celebraciones encaminadas a la exaltación del Santísimo Sacramento.
Se oficiaba la misa con sermón que pregonaba algún religioso de renombre venido de fuera, al que se pagaba. Acompañaba a la liturgia la música del órgano.
A continuación salía la procesión. Delante iba el estandarte de la cofradía de damasco rojo con cruz de seda blanca y cordones de plata. La Custodia se llevaba sobre unas andas doradas y bajo un palio, también de damasco rojo, con flecos dorados y en el centro un cáliz y un cordero. El palio se sostenía con diez varas de plata que portaban otros diez clérigos y delante iban los seis niños bailando y cantando.
La cofradía también costeaba los gastos de representaciones de teatro de caracter religioso (loas, farsas, danzas, autos...) para el día del Corpus.

Grupo de Coros y Danzas "Luis Chamizo"
Sección de Investigación de la Historia y el Folklore
(Autores: C. Cansado, A. Corzo y A. Gómez)