miércoles, septiembre 17, 2008

JOSÉ AMADOR Y TALAVERA LA REAL

ALGUNOS DATOS BIOGRÁFICOS
Este año conmemoramos el primer centenario del nacimiento del pintor de Talavera, José Amador, conocido entre sus coetáneos como Pepe “el pintor”.
Nació el 20 de abril de 1908 en el domicilio de sus padres en la calle Derecha nº 1. Lo bautizó el cura D. Manuel Almeida el día 3 de mayo y le pusieron de nombre Víctor José. Por parte de su padre era de la familia de los “chaquetillas” y por parte de su madre de los de la “posá” o “paradó”.
Los primeros detalles como buen dibujante fueron apreciados, cuando aún era muy pequeño, por el médico de Talavera D. Victoriano Agut (fueron vecinos en los años 30, en la carretera, en los números 135 y 137 actuales, en el doblao de esta casa tuvo su estudio), que animaba al padre para que enviara al niño a estudiar en Badajoz. Esta habilidad por el dibujo, la pintura, el arte, comentaban que le venía por la rama paterna, los “chaquetillas”, grandes maestros de albañilería (magníficas bóvedas y fachadas) y de carpintería.
Dibujante, pintor, decorador y caricaturista, no paró ni un solo momento de trabajar. Si contemplamos su obra vemos como desde muy pequeño se entregó con entusiasmo a estas tareas, tengamos en cuenta que no hizo otra cosa en su vida más que pintar, consiguiendo vivir de ello. En los primeros momentos de sus estudios y aparte de sus tareas para la Escuela de Artes y Oficios de Badajoz, realizó dibujos de todo lo que le rodeaba, de las calle Derecha y Real, del escaparate de la tienda de Regino Gómez, de los “pollitos”, de la plaza, de la iglesia, de la rivera, de sus amigos y parientes más cercanos, del carro de Manolo el de la “caminera” saliendo de su cochera (que luego fue el cine), de la gente que trabajaba en su casa y para su familia, de sus vecinos, de los animales del entorno, de los escudos del pueblo…
Por razones de estudio viajó a Sevilla y posteriormente a Madrid donde se afincó definitivamente.
Durante los momentos más difíciles de la Guerra Civil, y mientras él permanecía en el frente, su obra se trasladó desde su estudio de la carretera y fue guardada por la familia Durán González en los doblaos de su casa en el Rollo, por temor a que los cuadros fueran robados o quemados.
Se casó el 19 de marzo de 1952, tenía 43 años, con Angelita Coleto, de 24, ella vivía en la calle Real (actual edificio de MAPFRE) donde su padre tenía una sombrerería. La pasión que sintió por esta mujer se demuestra en la infinidad de veces que la utilizó como modelo para muchas de sus obras (incluso cuando pintaba a la Virgen).
Aunque se fueron a vivir a Madrid, no perdió el contacto con Talavera, a donde venía con frecuencia a visitar a sus familiares, amigos y conocidos, para los que realizó todo tipo de trabajos: numerosos retratos, algunas huertas de los alrededores (huerta de Campito), adornos para las primeras comuniones, bodegones con detalles muy de nuestro entorno (los ramilletes de junquillos), el estandarte del Nazareno (que le pidió la Cofradía de Nazarenos en marzo de 1963 y que se estrenó en la Semana Santa de 1964 y por el que no cobró nada)… casi todas estas composiciones por encargo.
El 28 de diciembre de 1963 muere Angelita cuando sólo tenía 36 años. Esta muerte fue un gran palo para nuestro pintor, nunca levantó cabeza después de aquello. Pero siguió trabajando, quizás como la única vía de escape ante tanto dolor. Numerosos encargos le llegaban de todas partes, incluso de EEUU y Japón.
En marzo de 1983, la Diputación de Badajoz le organizó una exposición antológica y le impuso la Medalla de Oro de la provincia. En Talavera tuvieron lugar los actos de homenaje (19 y 20 de marzo), en la Plaza, en el Ayuntamiento y la comida en el bar “Carsal”. El ayuntamiento corrió con los gastos, que ascendieron a unas 50.000 Ptas. Se cambió de nombre a la calle Derecha y se le puso la del pintor, colocando una placa en la fachada de la casa nº 1, donde había nacido.
Durante los actos de homenaje en el Ayuntamiento, según los testigos presentes, agradeció las muestras de cariño recibidas y prometió que iba a regalar un cuadro al pueblo de Talavera para que fuera colocado en el salón de plenos (detalle del que nunca disfrutamos).
Murió en su domicilio de Madrid el 9 de enero de 1994, cuando contaba 85 años.

HERENCIA DE FAMILIA
En su familia tenemos algunos artistas que en una u otra medida heredaron su vocación por la pintura:
Pablo Amador Purificación, hermano más pequeño, también tenía dotes para la pintura y se conservan de él muy buenos dibujos en Talavera, todos retratos.
Con un parentesco un poco más lejano tenemos a dos sobrinas de primos hermanos, ambas excelentes pintoras:
Teresa Crespo Purificación (Talavera la Real, 1962), con una dedicación más exclusiva a la pintura, con gran capacidad para la creación y la innovación. Cuenta con un ya largo currículum en exposiciones.
Por otro lado, Mª Dolores Purificación Tovar (Talavera la Real, 1961), con la pintura como afición, posee un gran dominio del dibujo, muy perfeccionista. Poco amiga de dar a conocer su trabajo, es autora de excelentes composiciones.
También tenemos noticias de algunos sobrinos carnales del pintor, residentes en Madrid, y con inclinaciones y aptitudes hacia la pintura, aunque desconocemos totalmente su obra.

ACTOS CONMEMORATIVOS
El Museo de Bellas Artes de Badajoz, con su director Román Hernández Nieves al frente, ha sido el encargado de organizar los actos para conmemorar este centenario. En primer lugar ha procedido a la localización de la obra del pintor. Posteriormente, con esta obra localizada, elaborar un libro-catálogo, para el que se ha utilizado el cuadro “El mendrugo de pan” como portada, un excelente retrato de nuestro paisano Antonio Algaba Coronado, “el mirlo”, cuando era un niño (y acompañaba a su madre que trabajaba para la familia del pintor). Este catálogo ha sido costeado por la Fundación Caja Badajoz, que también editó, para este año, el calendario de pared, el calendario de bolsillo y un marca-páginas con obras de nuestro paisano pintor.
Durante todo este proceso se fotografió todo el material que conservaban los familiares en Madrid, y, con lo más significativo, el mismo museo y su director han publicado el tomo nº 3 de la serie “Rescate”: “Dibujos inéditos de un pintor extremeño. Víctor José Amador Purificación (Talavera la Real, 1908-Madrid, 1994)”.
La exposición estuvo abierta en este Museo durante los meses de febrero y marzo de 2008. De las 128 obras que componen el libro-catálogo 26 corresponden a cuadros que se conservan en nuestro pueblo o por nuestros paisanos: 22 retratos, 3 obras con motivos religiosos y un paisaje.

OBRA
Participé (Antonio Gómez) con el director y el equipo del Museo en la localización de toda la obra en manos de los talaveranos y que podéis admirar en estos dos libros publicados. Pero se nos quedaron atrás varias obras: el retrato de Jesús Pertegal, el de Pilar Arrobas, otro de Serapio, el de Juanito Riera, uno de Antonia Amador, la “barrá” (vestida con el traje de faena de Talavera), un retrato de Jesús Pérez, “chispa”, de joven (con las manos sin terminar)… y otros en paradero desconocido como el retrato de Pablo Iglesias que le encargó el pleno del Ayuntamiento de Talavera el 7 de marzo de 1936 y concluido el 9 de mayo de ese mismo año, por el que se pagaron 250 Ptas; otro retrato de Antonia Amador la “barrá” que compró un abogado en Madrid y que la familia de la retratada intentó conseguir por todos los medios, incluso acudiendo a un programa de radio, localizado el dueño les dejó hacer una foto al cuadro y por esta foto el pintor les hizo una nueva copia que atesora la hija de Antonia en el País Vasco; el del padre de María Becerra la “pericota”, con pañuelo de hierbas anudado a un lado en la cabeza; el de Celestino el “gabino” de niño, desnudo, metido en un cajón de tabaco; o la pareja de novios, seguidos por una vieja con toquillón, camino del baile de la siña Isabel (donde ahora está Caja Badajoz) y tantos y tantos de los que no tenemos noticias.

ALGUNAS CONCLUSIONES
Desde aquí nos gustaría proponer algunas actuaciones:
Crear un aula, un museo y un concurso de dibujo y pintura con el nombre de José Amador, nuestro pintor más importante (hay en nuestro pueblo mucha gente con talento e interesada en el arte).
Conseguir obra suya para engrosar el patrimonio pictórico de la Casa de la Cultura y que pueda ser contemplada por todos los talaveranos.
Animar a todos a que conozcan la obra de este importante pintor talaverano del siglo XX, que lean y se deleiten contemplando los libros publicados (reconociendo rincones y personas de nuestro pueblo) y los conserven como un legado para las próximas generaciones.
Animaros también a que vayáis al Museo de Bellas Artes de Badajoz y contempléis, en la sala que tiene nuestro pintor, su obra, de cerca, al natural, y podréis apreciar los detalles por los que algunos lo consideramos un gran pintor.

Cristóbal Cansado González y Antonio Gómez Broncano.
Verano de 2008.
(Artículo publicado en la Revista de Feria de 2008).